Las Células Madre Mesenquimales (MSCs), capaces de diferenciarse a cartílago, tendón, hueso, grasa, músculo, etc., se encuentran en multitud de tejidos del individuo adulto, como tejido adiposo, médula ósea o cordón umbilical.

Actualmente otras empresas están extrayendo MSC de manera invasiva, tanto de médula ósea, mediante punción del esternón, como de tejido adiposo extraído de la base de la cola. Estas empresas extraen las células, con fines terapéuticos, en el momento de producirse la lesión.

Esta técnica cuenta con tres principales inconvenientes:

  • La calidad y número de células madre disminuye con la edad del animal.
  • Se necesita un tiempo de 4 a 6 semanas de cultivo para que las MSCs alcancen un número terapéutico.
  • Al tratarse de una intervención quirúrgica aumenta el riesgo, tanto para el animal como para el operario.